Sobre el bienvivir

El Bienvivir no pretende confundirse con esa ilusoria percepción de la felicidad, como un estado permanente e inalterable. Bienvivir no supone ausencia de errores, vivir sin dolor ni sufrimientos, sin cometer torpezas, incluso, de forma consciente.